Skip to content

Cazadores de microbios

Publicado el

Compártelo en redes:

Cazadores de microbios

Autor: Paul De Kruif  /  Editorial. Capitán Swing  /  ISBN: 978-84-122817-2-9

Dicen que el tiempo pone las cosas en su sitio. Así que puedo decir sin temor a equivocarme que “Cazadores de microbios” es una obra maestra de la divulgación científica, ya que han pasado 95 años desde que fue publicado, y cada cierto tiempo vuelve a ser reeditado para que pueda ser leído por las nuevas generaciones de científicos que se van a dedicar al estudio de la vida. En mi caso, lo leí por primera vez durante la carrera allá por el año 1986, cuando me compré una edición de bolsillo de la colección Biblioteca Científica Salvat, (que a su vez era una reimpresión de la edición realizada por la editorial Aguilar en los años 50). Cuando lo leí, el libro de Paul de Kruif ya tenía 60 años de existencia, y sin embargo no me pareció un libro obsoleto o pasado de moda. Más bien todo lo contrario, porque lo devoré en unos pocos días mientras hacía mis viajes en Metro a la universidad.

Es difícil escribir sobre un libro famoso ya que son muchos los que ya lo han hecho antes que tú. No voy a decir que fuera un libro que me cambiara la vida y que me inspirara a escoger la microbiología como forma de vida, porque no sería verdad. Pero sí que es cierto que es uno de esos libros que te lees en más de una ocasión, (en mi caso cuatro veces, la última para escribir este comentario) y que me lo he pasado en grande cada vez lo he hecho. Aunque también es cierto que el tiempo y la experiencia te hacen disfrutar cada una de esas lecturas de manera distinta. Adicionalmente, la nueva traducción realizada para esta edición publicada por Capitán Swing me ha mostrado cómo la sociedad cambia en la apreciación de las cosas.

Paul De Kruif fue uno de los pioneros de la divulgación científica. Era bacteriólogo y miembro del grupo de investigación de Simon Flexner en el Instituto Rockefeller. En el año 1922 escribió de manera anónima un ensayo popular en el que despotricaba contra los médicos de la época, describiendo sus prácticas como más cercanas a los rituales religiosos que a la rigurosidad científica. Cuando se descubrió que él era el autor fue despedido del Instituto Rockefeller, así que decidió cambiar de actividad y ganarse la vida con la escritura. Al poco conoció al escritor Sinclair Lewis y juntos se embarcaron en la escritura de una obra sobre la práctica de la medicina científica, dando nacimiento a la novela “Arrowsmith”. Lewis fue el que dotó de literatura a las descripciones realizadas por De Kruif y cuando la publicaron llegaron al acuerdo de que solo Lewis aparecería como autor y que los beneficios se repartirían al 75:25. “Arrowsmith” se convirtió en un éxito de ventas y posteriormente De Kruif se arrepentiría de no haber conseguido un acuerdo mejor, aunque en ese momento le había parecido más que justo. Pero la amistad con Lewis le permitió aprender lecciones sobre cómo escribir una novela y las puso en práctica con su primer y mejor libro: “Cazadores de microbios”.

La idea del libro se la dio Jules Bordet, al que conocía de sus tiempos de investigador en el Instituto Rockefeller. Según Bordet él era el adecuado para escribir un roman des microbes ya que la historia de la microbiología era una mezcla única de aventuras y ciencia. Así que De Kruif se puso a ello y para su relato escogió la vida de 13 microbiólogos a los que describió en 12 capítulos que son:

  • Leeuwenhoek. El primer cazador de microbios
  •  Spallanzani. ¡Los microbios tienen que tener padres!
  • Pasteur. ¡Los microbios son una amenaza!
  • Koch. El luchador contra la muerte
  • Pasteur y el perro rabioso.
  • Roux y Behring. La masacre de los conejillos de Indias
  • Metchnikoff. Los amables fagocitos
  • Theobald Smith. Las garrapatas y la fiebre de Texas
  •  Bruce. El rastro de la mosca tsé-tsé.
  •  Ross contra Grassi. La malaria.
  • Walter Reed. Por el bien de la Ciencia… ¡y por la humanidad!
  • Paul Ehrlich. La bala mágica

De Kruif escribe con un estilo ameno y directo en el que los hechos no importan tanto como la trama de la historia. Podríamos decir que en mucho de los pasajes del libro hay que aplicar el dicho “si non e vero e ben trovato”, porque lo que hace De Kruif es describir lo que podría definirse como “ciencia heroica” (basta leer el título del capítulo 11) que muestra una inquebrantable fe en el esencial papel de la ciencia en el progreso humano. El libro tuvo notable influencia ya que inspiró las adaptaciones cinematográficas de las vidas de Pasteur, Ehrlich y Reed (las dos primeras han sido comentadas en NoticiaSEM Nº 60 y Nº 82 respectivamente). Aunque también tuvo su ración de polémica en su tiempo ya que Ronald Ross acusó de De Kruif de libelo y como consecuencia la edición británica de la obra fue publicada sin el capítulo 10. Pero hay que tener en cuenta de que “Cazadores de microbios” es uno de los primeros libros de divulgación científica, que nadie había hecho algo así antes y que está escrito en 1926. La visión del mundo de las gentes de aquella época era muy distinta a la que tenemos ahora, y en algunas ocasiones es necesario que el lector tenga un cierto sentido de la ironía y del contexto histórico. Si se carece de ello entonces un puede entender que se den situaciones como la de que el editor estadounidense avise en una nota previa que diversos términos pueden “resultar desafortunados” o que el traductor de esta nueva edición española haya traducido “parents”, e incluso “fathers and mothers”, por “progenitores”.

A pesar de esas pequeñeces, “Cazadores de microbios” tiene muchísimo más de bueno que de malo. No solo se nos muestran los aspectos fundamentales de la actividad científica como son la curiosidad, el rigor metodológico y el cuidado en describir solo de aquello de lo que uno está seguro gracias a la experimentación. También se nos describen cosas más mundanas como los arrebatos patrióticos de Pasteur, el desordenado entusiasmo de Metchnikoff, o el cinismo de Spallanzani, demostrando que esos científicos también eran humanos y que tenían sus propios defectos y virtudes. Y gracias a Rhea, la segunda mujer de De Kruif y a quién éste dedicó el libro, conocemos el papel fundamental que jugaron mujeres como Louise, Emma, Olga y sobre todo Jane, en que sus respectivos esposos consiguieran culminar su labor investigadora. En esta nueva edición publicada por Capitan Swing se incluye la introducción del doctor Francisco González-Crussi, escrita para la edición norteamericana de 1995. Una obra de su época que ha resistido el paso del tiempo. Imprescindible para cualquier persona interesada en la microbiología.

Manuel Sánchez-Angulo
Universidad Miguel Hernandez
m.sanchez@goumh.umh.es

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video

Política de privacidad

Esta página Web es titularidad de la SOCIEDAD ESPAÑOLA DE MICROBIOLOGÍA, cuyos datos de identificación son los siguientes:

  • Centro de Investigaciones Biológicas (CIB-CSIC)
  • c/Ramiro de Maeztu, 9 28040 Madrid.
  • Tel. 91 561 33 81 – Fax. 91 561 32 99
  • Registro Nacional de Asociaciones con el número nacional 579
  • CIF: G28648871

1. INFORMACIÓN Y CONSENTIMIENTO.

Mediante la aceptación de la presente Política de Privacidad, el Usuario queda informado y presta su consentimiento libre, informado, específico e inequívoco para que los datos personales que facilite a través de esta página Web (en adelante, el “Sitio Web”) sean tratados por la SEM.

2. OBLIGATORIEDAD DE FACILITAR LOS DATOS.

Los datos solicitados en los formularios de la Web son con carácter general, obligatorios (salvo que en el campo requerido se especifique lo contrario) para cumplir con las finalidades establecidas. Por lo tanto, si no se facilitan los mismos o no se facilitan correctamente no podrán atenderse las mismas, sin perjuicio de que podrá visualizar libremente el contenido del Sitio Web.

3. ¿CON QUÉ FINALIDAD SE TRATARÁ LOS DATOS PERSONALES DEL USUARIO Y DURANTE CUÁNTO TIEMPO?

Los datos personales facilitados a través del Sitio Web serán tratados por la SEM conforme a las siguientes finalidades:

  • Gestionar y tramitar las solicitudes de alta de nuevos socios, desde los formularios “nuevos socios”, así como gestionar las cuotas y cobros derivados.
  • Remitir periódicamente a los socios, incluso por medios electrónicos, información, eventos o noticias que puedan resultar de su interés, si el futuro socio da su consentimiento marcando la casilla de verificación correspondiente, o en su caso, se oponga o revoque su consentimiento.

4. ¿QUÉ DATOS DEL USUARIO SE TRATARÁN?

SEM tratará las siguientes categorías de datos del Usuario:

  • Datos identificativos: nombre, apellidos y DNI.
  • Datos de contacto: dirección postal, dirección de correo electrónico y teléfono.
  • Datos profesionales: lugar de trabajo y datos de contacto profesionales.
  • Datos académicos: titulación y especialización.
  • Datos de facturación.

5. ¿CUÁL ES LA LEGITIMACIÓN DEL TRATAMIENTO DE LOS DATOS DEL USUARIO?

El tratamiento de los datos del Usuario por parte de la SEM está basado en el consentimiento que se le solicita y que puede retirar en cualquier momento. No obstante, en caso de retirar su consentimiento, ello no afectará a la licitud de los tratamientos efectuados con anterioridad.
Los consentimientos obtenidos para las finalidades mencionadas son independientes por lo que el Usuario podrá revocar solo uno de ellos no afectando a los demás.

6. ¿A QUÉ DESTINATARIOS SE COMUNICARÁN LOS DATOS DEL USUARIO?

Los datos de los socios podrán ser comunicados a las siguientes empresas en los supuestos indicados:

• A las entidades bancarias correspondientes con la finalidad de gestionar el cobro de recibos domiciliados.

Los datos del Usuario no serán comunicados a ninguna otra entidad, salvo obligación legal.

7. RESPONSABILIDAD DEL USUARIO.

El Usuario y el Candidato a socio:
– Garantiza que es mayor de 18 años y que los datos que facilita a la SEM son verdaderos, exactos, completos y actualizados. A estos efectos, el Usuario responde de la veracidad de todos los datos que comunique y mantendrá convenientemente actualizada la información facilitada, de tal forma que responda a su situación real.
– Será responsable de las informaciones falsas o inexactas que proporcione a través del Sitio Web y de los daños y perjuicios, directos o indirectos, que ello cause a la SEM o a terceros.

8. COMUNICACIONES.

Una de las finalidades para las que la SEM trata los datos personales proporcionados por parte de los Usuarios es para remitirles comunicaciones electrónicas con información relativa a congresos y otros eventos, programas de subvenciones, divulgación científica, premios o noticias relevantes para los destinatarios.
En caso de que el destinatario desee dejar de recibir comunicaciones informativas por parte de la SEM puede solicitar la baja del servicio enviando un email a secretaria.sem@semicrobiologia.com o pulsando en el enlace de “baja” incluido en las comunicaciones.

9. EJERCICIO DE DERECHOS.

El Usuario puede enviar un escrito en cualquier momento y de forma gratuita a la SEM, Centro de Investigaciones Biológicas (CIB-CSIC) – c/Ramiro de Maeztu, 9 28040 Madrid, adjuntando fotocopia de su documento de identidad, para solicitar sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad de sus datos.
Además puede, reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de la siguiente dirección: Agencia Española de Protección de Datos, C/ Jorge Juan, 6, 28001-Madrid, cuando el interesado considere que la SEM ha vulnerado los derechos que le son reconocidos por la normativa aplicable en protección de datos.

10. MEDIDAS DE SEGURIDAD.

La SEM tratará los datos de Usuarios, Candidatos y Socios en todo momento de forma absolutamente confidencial y guardando el preceptivo deber de secreto respecto de los mismos, de conformidad con lo previsto en la normativa de aplicación, adoptando al efecto las medidas de índole técnica y organizativas necesarias que garanticen la seguridad de sus datos y eviten su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos.